En el período de vacaciones el número de accidentes aumentan hasta un 20 por ciento, por lo que la red de paramédicos y ambulancias del Sistema de Urgencias Médicas Avanzadas (SUMA), se mantiene en alerta para acudir lo más pronto posible a los llamados que hace la población.

El director de SUMA, Felipe Rodríguez Guridi, indicó que los niños menores de edades entre seis y 10 años, son de más peligro, porque al quedarse en casa y en ausencia de los padres o de personas adultas, son suceptibles de caídas, quemaduras o intoxicaciones por la ingesta de medicinas o de sustancias químicas que se guardan en botellas de refresco.

Hay orientación a los padres de familia para evitar imprudencias, como dejar a los menores solos para jugar en la vía pública o dejar al alcance productos solventes que puedan ingerir o derramar , dejar cerillo o encendedores o permitirles el uso de bicicletas en calle y sin protección de casco .

SUMA atiende la salud de mujeres embarazadas, personas accidentadas, con fracturas, heridas o con alguna enfermedad, el promedio regular es de 60 servicios al día, pero en vacaciones pueden llegar a más de cien movilizaciones para apoyar servicios médicos o de traslado a hospitales.

SUMA desde el 2011 a la fecha, ha proporcionado un promedio de 150 mil servicios de primeros auxilios en sitio o con la ambulancia .

El director de SUMA, hace un llamado a la gente para evitar las llamadas en falso, que en este período de vacaciones son también frecuentes o que generan falsos desplazamientos que representan no solo la pérdida de recursos, gasolina, sino la opción de atender a otras víctimas de eventos reales.

Con motivo de la temporada de lluvias, las llamadas también son frecuentes, por la caída de personas o por lesiones por ahogamiento y otros accidentes carreteros o deslizamientos de tierra, como los sucedidos este día en Santo Tomás Chautla.