Te has preguntado ¿cuántas horas al día chismeas?

Todos chismeamos de vez en cuando, pero ¿cuántas horas al día?

Chismear se siente mal, pero es muy tentador. ¿A quién no le gusta sacarse del pecho lo que opina sobre su madrastra o sobre su jefe? Pero chismear no es malo. De hecho, es algo que hacemos todos durante una buena parte de nuestro día, según un estudio de la University of California-Riverside, y no porque seamos malos, aunque algunas personas chismean más que otras.

La Real Academia de la Lengua Española define ‘chismear’ como “hablar con indiscreción o malicia de alguien o de sus asuntos”. “Es difícil pensar en una persona que nunca haya chismeado, porque eso significaría que esa persona sólo habla de alguien más en su presencia”, dice Megan Robbin, profesora de psicología.

“Nunca podrías hablar de una celebridad a menos que estuvieras con ella; y sólo mencionarías a alguien más si estuviera presente. Además de que eso es difícil, las interacciones también se volverían extrañas”.

La University of California-Riverside, tomando esto en cuenta, colocó un dispositivo en 467 participantes de estos 269 mujeres y 198 hombres, de entre 18 y 58 años de edad; para escuchar quiénes hablaban sobre alguien más, cuánto y sobre quiénes. Descubrieron que la mayoría de los chismes en las conversaciones eran neutrales, es decir, quienes estaban conversando sólo compartían información sobre otra persona que no estaba presente.

Gran parte de los chismes eran sobre conocidos. Los chismes negativos fueron más comunes que los chismes positivos, sobre todo entre las personas jóvenes, pero alrededor de tres cuartos de los chismes se trataban sólo sobre compartir información de alguien que no estaba presente.

Pero aún más interesante fue el resultado sobre quién chismeaba más. Las personas extrovertidas chismearon más que las introvertidas; las personas con mejor estatus económico también. Con una diferencia mínima, pero neutralmente, las mujeres chismearon más que los hombres.

En promedio, las personas pasamos 52 minutos de nuestras 16 horas activas al día hablando sobre alguien más.

Fuente: Selecciones Reader’s Digest