¿Han escuchado la frase que dice:
“Actitud mata carita y cartera mata a los dos”? Pues bien, déjenme decirles que no necesitamos ser perfectos ni hermosos. Tampoco necesitamos un montón de dinero para tener una vida maravillosa. Lo único que necesitamos es actitud, actitud y más actitud.

Cuando hablamos de actitud nos referimos a la postura que tenemos hacia nosotros mismos y hacia los demás, la manera cómo nos comportamos en esta vida.

Cuántas veces no nos hemos encontrado en la calle o en la televisión parejas de famosos y cuando los vemos nos preguntamos por qué anda con ella o él y qué es lo que le ve.

Mujeres hermosas con hombres que son considerados poco agraciados u hombres atractivos con mujeres que no lo son tanto.

Todos ellos tienen algo en común y se llama: Actitud, seguridad en sí mismos. No importa si eres baja o alta, china, lacia, llenito o flaco; sino valorarte a ti mismo, quererte a ti mismo, y así lo vas a proyectar.

Es como cuando las personas te ven y dicen “es que no es guapo, pero tiene un no sé que, que qué se yo…”.

Otro de los beneficios de tener una actitud positiva es cuando en el trabajo, en la escuela, vemos a una persona a la que todo le sale bien y dices bueno cómo es posible y muchos lo catalogan como suerte pero estamos equivocados, aquí también radica el poder que representa una actitud positiva.

Una buena actitud consiste en ver el lado positivo a todo lo que nos sucede y nos ayuda a resolver los problemas, retos o desafíos que pueden aparecer en nuestro camino. Los problemas pueden ser grandes o pequeños pero con una buena actitud encontraremos la solución así sea el problema más grande del mundo, porque la persona con actitud positiva es optimista, se siente calmada, confía en sí mismo y se mantiene relajado por lo tanto sus sentidos están desbloqueados y llueven las soluciones y las personas le abren las puertas.

En cambio una persona con actitud negativa se centra en los problemas y se preocupa, bloqueando su mente.

La vida es un reflejo:
La gente es amable, si yo soy amable.
Que las personas están tristes, si estoy triste.
Que todos me quieren, si yo los quiero.
Que todos son malos, si yo los odio.
Que hay caras sonrientes, si yo les sonrío.
Que el mundo está feliz, si soy feliz.
Que la gente se enoja, si yo estoy enojado. La actitud que tome frente a la vida, es la misma que la vida tomará ante mí.

¡Reprográmate! Tú puedes convertirte en una persona positiva.


Construye un Hábito de Actitud Positiva por 21 días

Agradece a Dios por tu vida. Por estar un día más vivo.

Sonríe cada momento del día.

Enfoca tu atención en cosas buenas y visualízalas. Recuerda que nos convertimos en lo que pensamos.

Sustituye todos los pensamientos negativos por otros positivos.

Proponte pasar un día sin quejarte, sin criticarte.

Muévete, haz ejercicio. Porque la actividad física hace que tu cuerpo produzca sustancias benéficas para tu salud y para tu mente, sintiéndote en un estado de bienestar

Rodéate de más personas positivas.

Ayuda a los demás.

Cree en ti mismo

Una vez que tú entiendas que la mente es maravillosa tendrás la vida que quieres.