El uso de la nueva tecnología y nuestra dependencia al móvil, tableta u otro dispositivo conectado a Internet es una constante en nuestros días, en reuniones familiares, laborales y de todo tipo. Pero es un tema que puede volverse un verdadero problema en las relaciones interpersonales, por lo incomodo que puede resultar el estar checando nuestro celular, sin estar realmente presente en la plática, solo físicamente, pero su pensamiento esta fuera de esa mesa de reunión.

Este hecho requería un término para ser nombrado, por ello un grupo de expertos de Australia se dieron a la tarea de buscar un término que lo englobara, así uniendo las palabras phone en su traducción teléfono en español y snubbing, despreciar en español, surge el phubbing.

Mientras que en la lengua española han propuesto crear el neologismo ningufonear, un acrónimo de ningunear y telefonear, del que a su vez se puede derivar ningufoneo.

Sea cuál sea el término, es una realidad que las personas a medida que la tecnología avanza hay menos contacto físico, todo suele ser virtual, incluso las relaciones de noviazgo, son a distancia con el móvil como medio; pero lo grabe es abusar de su uso.

Si es muy molesto hablar con amigos y que no te hagan caso por estar en el celular lo puede ser más cuando deseas entablar una comunicación con tus hijos y pareja, que triste es ser ignorados por estar todo el tiempo en el móvil. Así que el phubbing está arruinando relaciones de todo tipo y quitando tiempo de calidad a las personas.

Este tema ya ha sido objeto de estudios por todo lo que hay detrás, investigaciones de la universidad de Baylor en EU, revelan que el 46.3 % de los 463 entrevistados afirmaron haber sufrido phubbing por parte de su pareja.

El fenómeno es objeto de estudio y coinciden en que no se trata de un fenómeno pasajero, ni anecdótico, al contrario va en aumento y este hábito desgasta la relación de las personas y genera muchos conflictos. Reduce el tiempo de comunicación de calidad dentro de la pareja, siendo el dialogo el principal factor para que una pareja perdure en el tiempo.

Otros estudios revelan que el 90 % de los adolescentes prefieren el contacto vía texto que cara a cara, además en los restaurantes se experimentan 36 casos de phubbing en cada cena, acerca a los que no están cerca y aleja a los que están junto a ti.

Por ello proponemos que se hagan reglas personales o de familia sobre como no caer en el phubbing, como son:

1.- Apagar los datos, no aceptar llamadas después de determinada hora.

2.- Colocar el celular en otra habitación que no sea donde dormimos.

3.- Establecer que en la reunión, encuentro familiar o junta, solo se usara para tomarse fotos.

4.- Delimitar los tiempos al frente de la pantalla

5.- Solo contestar las llamadas que sean realmente urgentes.

Esta es una propuesta para lograr esa convivencia sana, personal, donde veas al otro cuando se sonroja, sonríe o se pone triste, esos momentos de compartir la alegría o la tristeza pero viéndose a la cara de frente y no vía un móvil.

Para la próxima hablaremos de otro término: Nomofobia, que se refiere a los adictos al celular.