No importan las millas o los nudos que existen entre un país y otro cuando se trata de poesía, que siempre hace magia. Así lo ha demostrado Sara Búho, quien por segunda ocasión ha atravesado el Atlántico para poder encontrarse en Puebla con oídos ansiosos de escuchar los poemas incluidos en “La ataraxia del corazón”, así como en “Y yo a ti” en voz de la autora.

Sara Bueno Hormigo, mejor conocida como Sara Búho, nació en 1991 en La Línea de la Concepción, Cádiz; graduada en Derecho y con un Máster en Marketing Digital y Comercio Electrónico también ha desarrollado una gran habilidad, o un don, para conectar con las personas a través de la poesía, pues desde 2005 empezó a compartir sus poemas en un blog y cuando cumplió 17 años escribió su primer poemario, pero fue hasta el 2016 que Valparaíso Ediciones publicó su primer libro “La ataraxia del corazón. Demostrando así, cómo la poesía a través de internet tiene un gran impacto, así como una gran responsabilidad con las nuevas generaciones.

En 2017, Sara visitó por primera vez la capital poblana para presentar su libro “La ataraxia del corazón”. Casi dos años después ha vuelto, con un nuevo libro en mano: “Y yo a ti” (Valparaíso Ediciones), para ofrecer recitales y firmas de autógrafos no solo en Puebla, sino también en la Ciudad de México.

Para dar inicio a una noche tan especial en Draft Gastropub aparecieron tres jóvenes que, con bajo, guitarra y un cajón peruano, nos hicieron viajar a través del sonido, se trataba de Mr. Rabbit, una propuesta musical integrada por Dafne TorSáe, Guillermo Velázquez e Iván Tenorio, quienes interpretaron temas de su autoría como “Dream of us”, “Breath”, “Sal”, “Estatuas” y “Fantasma”.

Para presentar a la poeta, llegó el turno de Javier Gutiérrez Lozano, coordinador de la colección Valparaíso Ediciones en México, de quien solo brotaron palabras de agradecimiento al tomar el micrófono, pues recordó con un cariño especial a Fernando y Tito Valverde, por creer, pero sobre todo confiar en él, asimismo agradeció a Sara, a su equipo, a Draft, y por supuesto, a todos los asistentes.

Gutiérrez Lozano leyó algunos de sus poemas, en su mayoría inéditos, e hizo mención de algunos autores como Federico Díaz Granados, Abigael Bohórquez u Octavio Paz, quienes lo han acompañado en ese viaje hacia encontrar su propio estilo.

Al llegar el turno de Sara Búho la poeta advirtió al público sobre el orden en que leería los poemas, pues comenzaría con algunos que escribió desde una década atrás, cuando se consideraba muy “sufridora” y “visceral”; sin embargo, ahora no solo ella ha madurado, sino también su poesía, por lo que culminaría con sus poemas favoritos.

Búho compartía con el público el contexto de cada poema, por ejemplo “Teresa”, que es totalmente dedicado a su abuela:

“Recuerdo mirarte desde abajo y verte menos inmensa

de lo que hoy te recuerdo.

Cuánto pude aprender de ti

y qué poco tiempo tuve.

Lo sé porque cuando me concentro en pensarte,

acabas por no caberme en el pecho;

me vuelvo una niña,

esa que jugaba con tu caja de botones

mientras me recitabas en calé

los poemas de tu padre”.

Casi llegaba el final de este mágico recital cuando Sara compartió con los asistentes que escribió un poema para participar en el evento de una asociación benéfica al que la habían invitado. Contó que no sabía qué leer, pues estaría frente a personas que padecen Alzheimer, por lo que ninguno de sus poemas le parecía lo suficientemente comparable con esta grave enfermedad, así que decidió escribir algo especial intentando colocarse en el lugar de quienes enfrentan esta pérdida de memoria, de modo que surgió “Diagnóstico”:

 «Te quiero.

No sé muy bien quién eres

pero los médicos dicen que voy a olvidar mi nombre y yo aún recuerdo el tuyo.

No sé si te gusta el té o el café,

si tus dedos encajan en mis costillas como las teclas de un piano

o si, por un casual, querrías bailar conmigo

en la cocina o en cualquier lado.

No sé si me devolverías los besos

y tengo unas ganas insanas de acariciarte el pelo.

Pero hay algo que sí sé,

sé que acabo de mirarte y tu iris

ya estaba clavado a fuego en mi retina.

Y sé que no sé qué día es hoy, pero he recordado tu nombre y has suspirado

como si pronunciando sus letras

acabáramos de salvar el mundo”.

El último poema que Sara leyó es inédito, tanto que aún lo guarda en las notas del celular, sin embargo, fue el más especial, pues lo escribió para su actual pareja, de quien dijo: «Es una persona que brilla en cualquier lugar donde entra […] es una persona muy entregada; con él conocí el significado de sacrificio. Es una persona a la que no se le puede amar si no es con todo el corazón».

Entre emotividad y aplausos Sara Búho agradeció nuevamente a los asistentes, mientras Javier Gutiérrez Lozano mencionaba que la noche también era especial por el hecho de que Sara había traído desde España la quinta edición de “Y yo a ti”.

Fue así como después del recital, la poeta se dio tiempo para platicar con los asistentes, firmar libros y artículos oficiales de la gira, así como para tomarse fotos.

Muchas gracias a Javier Gutiérrez Lozano por permitirnos formar parte de este recital tan especial.