El Papa Francisco envió un mensaje a la arquidiócesis de Puebla, a través del secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin, en el que llama a mantener la esperanza y a apoyar a las personas más necesitadas ante la contingencia generada por el coronavirus.

La misiva con el mensaje del Mario Bergoglio es una respuesta a una carta que el arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa, envió el pasado 8 de mayo a la Secretaría de Estado del Vaticano en el que expresa la importancia de que la población comprenda que no hay esfuerzo ni sacrificio vano para reducir el contagio por coronavirus.

En el documento que recibió la arquidiócesis de Puebla, se explica que el Papa saluda a la población de México y, en particular, a la de la arquidiócesis de Puebla, para que puedan mantener la esperanza ante las adversidades.

“Su santidad saluda cordialmente a toda la población de México y en modo particular a los fieles de la arquidiócesis de Puebla, e implora al Señor que en el aislamiento de afectos y de encuentros que estamos viviendo a causo de la presente pandemia, puedan escuchar una vez más el anuncio que nos salva: Cristo ha resucitado y vive a nuestro lado”, explica el documento firmado por el cardenal Pietro Parolin.

El Papa anima y pide mantener el lenguaje de la ternura que se hace elocuente y operante ante quienes están experimentando la soledad y la exclusión, y la falta de lo necesario para vivir en dignidad y crecimiento personal, agrega el documento.

“Con estos sentimientos de cercanía, el Papa Francisco ruega que recen por él y por el fruto de su servicio a la iglesia y, a la vez que invoca a la intercesión de la bienaventurada virgen María, salud de su pueblo. Pide a Dios que descienda como un abrazo consolador su bendición para que de salud a los cuerpos y consuelo a los corazones”, detalla el documento enviado por el secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin.

El mensaje del Papa Francisco es una respuesta a la carta enviada por el arzobispo poblano, Víctor Sánchez Espinosa, en el que destaca el trabajo que realizan los médicos, enfermeras y trabajadores de la salud que arriesgan su vida por atender a personas con coronavirus en la entidad.

“Excelencia, Puebla es un estado católico que ama al Papa. Las autoridades del gobierno del estado están haciendo todo su esfuerzo por enfrentar la emergencia sanitaria, no se diga las autoridades de salud, los médicos, las enfermeras y los trabajadores de la salud quienes sacrifican a sus familias por servir con generosidad”, expresó Sánchez Espinosa en su carta.

El arzobispo resalta que la arquidiócesis de Puebla perdió a dos de sus sacerdotes a casusa del coronavirus, José Guadalupe Sanguino Fuentes y Valentín Ramírez Tlaque, quienes tenían 85 y 68 años de edad, respectivamente, ya estaban en retiro y murieron el pasado 15 de abril; mientras que diferentes familias lloran la pérdida de sus seres queridos.

“El presbiterio poblano ya ha sufrido pérdidas entre sus sacerdotes; sin embargo, la fe de los poblanos crece con mucha esperanza en los hogares. Muchas familias lloran la pérdida de sus seres queridos y en esos hogares la fe en Dios es su fortaleza. Con el deseo de que la población no se quede en la tristeza y el miedo, agradecería nos exhortara a mantenernos cerca de Dios, y a prepáranos con actitudes positivas, solidarias e innovadoras para el futuro cercano”, destacó Sánchez Espinosa.