En España se toma el fruto del nogal europeo, Juglans regia, que da unas nueces pequeñas con una cáscara más fina que otras variedades como la pecana o americana.

Desde los tiempos más remotos ha sido considerada un alimento imprescindible para proporcionar energía y lucidez cerebral. De hecho, en muchas culturas se consume por su forma parecida a un cerebro humano, esa similitud les llevó a pensar que sería bueno para ese mismo órgano.

Intenta comer nueces con cáscara que sepas de dónde proceden y cuándo las han recogido.

Las nueces son un alimento de los dioses, según el origen etimológico del nombre en latín del árbol del nogal (Juglans), en concreto de Zeus, aunque luego pasó a los romanos como Júpiter. Los griegos fueron los que se encargaron de su distribución, aunque su origen al parecer se encuentra en Oriente Medio, en concreto en la antigua Persia. Como otro tipo de objetos preciados, se usó como moneda.

¿POR QUÉ CONSUMIR NUECES?

Son esenciales para prevenir enfermedades cardiovasculares por su alto contenido en omega 3 y 6, es uno de los frutos secos cuya proporción es más equilibrada. Se trata de un alimento que baja el colesterol en sangre y la tensión arterial, además de impedir la creación de coágulos.

Los nogales son unos árboles que nos proporcionan múltiples utilidades: nueces, madera, etc.

Se sabe por diferentes estudios científicos que ayudan a tener una actividad cerebral excelente, y se sabe que el déficit de omega 3 puede evitar la depresión (también problemas del sistema nervioso) o incluso la enfermedad de Alzheimer. Es decir, resultan muy eficaces para prevenir la pérdida de memoria, facilitando la concentración.

También resultan efectivos para estudiantes en general, y niños con hiperactividad y déficit de atención.

Al ser un antiinflamatorio natural, gracias a las propiedades del ácido α-linolénico (omega 3), conviene para cualquier tipo de dolor con inflamación.

Las nueces poseen además antioxidantes muy potentes, como la vitamina E, C y del grupo B; los beneficios que aportan al organismo son múltiples: mejora del sistema inmunitario, prevención del cáncer y eliminación de los problemas dermatológicos.

Incluye nueces en tus ensaladas: ¡estarán deliciosas y te proporcionarán mucha energía para afrontar el día!

Los diferentes minerales que aportan como el zinc, el cobre, el calcio, el fósforo, el magnesio, el potasio o el boro; son realmente eficaces para prevenir e incluso tratar la osteoporosis, y para regenerar y crear hueso.

Para niños y adolescentes en edad de crecimiento es bueno que se coman dos o tres nueces diarias, pero hay que tener cuidado con los más pequeños por el posible atragantamiento, y con las personas alérgicas, es uno de los frutos secos que más reacciones puede desencadenar.

Lo ideal es consumirlas con cáscara, sin cocinar, añadiéndolas a los platos o solas como tentempié. Con cuatro o cinco puños a la semana es suficiente para una persona adulta. Se debe evitar comerlas pasadas, ya que contienen aflatoxinas tóxicas (toxinas por hongos), que suelen tener los frutos secos.

Fuente: Conciencia Eco