Al autoritarismo y al ritual mesiánico de un presidente empoderado como Andrés Manuel López, la profanidad de la realidad se revela como un desvelar de las pésimas premisas decisionales y las incomprensibles medidas tomadas desde el inicio de su gestión, cuyo impacto ya puede irse rastreando.

Uno de los terrenos profanos es la economía, que aunque sensible a criterios discursivos y vendimias presidenciales, funciona con criterios y códigos propios, sobre todo si estos corresponden al ámbito internacional.

La coyuntura actual es de condiciones internacionales de incertidumbre y volatilidad financiera, que apuntan hacia una desaceleración a nivel global advertida en las expectativas de los analistas del sector privado, en los precios de los futuros de algunos indicadores financieros y en autoridades de organismos internacionales.

En este contexto, el documento denominado Pre-Criterios 2020 de política económica presentado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, contrario al ritual ideológico y ceremonial discursivo del presidente López, propone un escenario de prudencia y disciplina fiscal mediante un gasto público austero y eficiente.

En medio de la desaceleración económica, la astringencia en las condiciones financieras internacionales y una alta aversión al riesgo, los Pre-Criterios marcan un ajuste orientado al menor crecimiento: plantean que el producto interno bruto (PIB) tendrá una variación anual real de 1.1% a 2.1% en 2019, la cual es menor a la considerada en los Criterios Generales de Política Económica de 1.5% a 2.5%. Para 2020 los Pre-Criterios estiman un crecimiento del PIB de entre 1.4% a 2.4%.

Los analistas privados consultados por el Banco de México señalaron que el cierre en el crecimiento del PIB para 2019 podría estar en 1.56% y para 2010 en 1.82%.

Para este año y el siguiente, los precios al consumidor (inflación) tenderán hacia la meta fijada por el Banco de México de 3% anual: 3.4% al cierre de 2019 y 3% para 2020, aunque los analistas privados consultados dieron una cifra para 2019 y 2020 en esta variable de 3.65%.

El tipo de cambio se mantendrá estable en alrededor de 19.9 pesos por dólar a finales de 2019 y 20.1 pesos en 2020.

La tasa de interés (CETES a 28 días) podría cerrar en 2019 en 8% y para 2020 en 7.8%.

En la mezcla mexicana del petróleo (precio promedio, dólares por barril) se prevé entre 2019 y 2020 una disminución: de 57 a 55 dólares entre esos años.

Se prevé una disminución en el crecimiento del PIB de los Estados Unidos de 2.4% en 2019 a 1.9% en 2020.

Los diversos analistas tanto del sector privado como legisladores y políticos han comentado de manera favorable estas decisiones de política económica, sobre todo el compromiso de mantener los Requerimientos Financieros del Sector Público (RFSP) en un nivel de 2.5% del PIB y un balance primario con un superávit del 1% del PIB. De este modo, se estima que el saldo histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público se ubicará en 45.1% del PIB.