A tres días del nacimiento de Archie Harrison Mountbatten-Windsor su papá Henry, duque de Sussex, habló acerca de los efectos que provocaron en él la muerte prematura de su mamá, Diana de Gales, el 31 de agosto de 1997. El hijo menor del Lady Di y Carlos, príncipe de Gales, compartió también que convertirse en papá le dio nuevas metas.

El Duque de Sussex interrumpió su licencia de paternidad para visitar Holanda, en el marco de la cuenta regresiva para la realización de los Invictus Games 2020 (que a través del deporte inspira la recuperación, apoya la rehabilitación y genera respeto a mujeres y hombres de la milicia, heridos o enfermos).

En La Haya, Harry charló con el ex soldado Dennis van der Stroon acerca de cómo la muerte de Diana de Gales, cuando tenía 13 años, marcó su vida. “(Harry) me dijo que perder a una madre es como dejar de sentir una seguridad que cualquier hijo necesita, y que se pierde automáticamente cuando una mamá se va”, compartió el militar.

Van der Stroon mencionó que el Duque de Sussex le comentó que en su trabajo “conoció a mucha gente que perdió a su mamá, papá, hermanas, hermanos o a algún familiar; me dijo que cuando escuchó sus historias ya no se sentía tan solo”. Dennis enfrentó también la pérdida de su mamá y también está próximo a convertirse en papá, por lo que “nos sentimos conectados”, abundó.

Durante el evento, varias fueron las muestras de afecto que el pueblo Holandés le envió al royal baby, e incluso Harry le comentó al ex soldado del ejército holandés que Archie le brindó un nuevo enfoque para su vida, para dejarlo más claro, el Duque utilizó una chamarra en la que se podía leer: “Soy papá”, que ingeniosamente se deletreó con parte del logo de la justa deportiva.

“(Harry) expresó que tener a un niño pequeño le dio un nuevo enfoque y más metas, me explicó que está maravillado con los milagros del mundo y con el hecho de que su hijo hizo felices a muchas personas. Además, me contó que está feliz porque su pequeño es muy tranquilo”, agregó con Van der Stroon, de la plática que sostuvo con Harry.

Para coronar el día, el príncipe recibió un regalo muy especial de manos de la princesa Margarita de Los Países Bajos, un body blanco para el baby royal, que el Duque recibió con una amplia sonrisa, lo que dejó de manifiesto la felicidad que lo embarga por ser papá. Otros presentes que recibió incluyeron un ave de peluche, calcetines con la leyenda “I Love Daddy” y una sonaja.

Fuente: Quién

Fotos: Getty Images