Del oportunismo al “no me acuerdo” hay un breve espacio para identificar a todos los camaleones que se alistan para la metamorfosis política de cambio de camiseta.

Ellos son los renegados, los mismos que son damnificados del morenovallismo, desertores del tricolor y desempleados de la chiquillada política que fungen como scorts de las coaliciones políticas para irse con el mejor postor.

Así son ellos, todos han enfocados sus baterías a Morena, algunos con Barbosa y otros con Armenta, pero invariablemente buscando el derecho de piso que les permita subirse a la tabla de salvación que implica seguir viviendo del presupuesto.

En Nueva Alianza, Movimiento Ciudadano, el Verde Ecologista, el casi inexistente Compromiso por Puebla se siente el movimiento, el nerviosismo, la búsqueda de “conectes” para amarrar los acercamientos con los grupos de quienes hoy se disputan la candidatura a la gubernatura en el partido del Presidente AMLO.

Muchos de estos oportunistas, acumularon fobias contra un partido al que minimizaban y que hoy tienen en la mira para colarse donde se pueda o donde se dejen.

Deambulan en reuniones para seguirle la pista a Barbosa o Armenta, hablan con operadores para “venderse” como buenos brokers de esas militancias flotantes que según ellos pueden seguir controlando.

Algunos hacen valer su “chapulinismo” al haber pasado por el PRI, PRD, PAN, la chiquillada, hasta buscar llegar a infiltrarse en el morenismo.

Y de las renegadas mucho que decir, pues muchas se quedaron en el camino, sin chamba, sin novio, sin padrinos y hasta sin amigos.

Otras, después de haber hecho sus campañas verdes andan montadas en varias puestas en escena con temas de género para amagar funcionarios que puedan comprar la idea de colocarlas en la burocracia por venir.

Es muy desafortunado ver en un partido como Morena la invasión de todos estos oportunistas que se alistan a cambiar de camiseta con la única finalidad de montarse en el tsunami guinda que se avecina en Puebla.

Es la desafortunada inercia oportunista en la víspera de la definición de una candidatura que si bien algunos la catalogan como “cantada” otros más se reservan el pronóstico no de lo que se pueda definir, sino de lo que se logre dividir.

@rubysoriano
mediatikosconsulting@gmail.com
Facebook: Mediatikos Consulting