La responsabilidad social es uno de los rasgos más valorados actualmente en las empresas debido al incremento de retos sociales y ambientales que enfrentamos. Las mujeres en alta dirección tienen un papel importante al mejorar las prácticas de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) en sus compañías.

A continuación, exploraremos de qué forma la presencia femenina en posiciones de liderazgo, puede contribuir a que las empresas actúen responsablemente de cara a las necesidades sociales y ambientales, y con esto, mejoren su reputación ante clientes y grupos de interés.

Las mujeres mejoran los resultados de Responsabilidad Social en las empresas.

Hemos mencionado que la participación de las mujeres en la alta dirección se relaciona con un mejor desempeño empresarial en cuanto a responsabilidad social, lo cual es señalado por múltiples investigaciones. Diversos estudios concluyeron que mientras más mujeres directivas participaban en la toma de decisiones, se generan mejores resultados de responsabilidad social. Otros análisis indican que las firmas con un alto porcentaje de mujeres en los consejos de administración presentan mayores niveles de donaciones a la caridad y prácticas ambientales, así como el involucramiento en actividades de filantropía.

En un estudio realizado por Landry, Bernardi y Bosco se analizaron 341 empresas listadas en Fortune 500 durante 7 años y los resultados indicaron que mientras más mujeres había en un consejo de administración, más probabilidades había de que la compañía estuviera listada en rankings de mejores prácticas de responsabilidad social. Las empresas que aparecieron en uno o más rankings, tenían un mayor porcentaje de mujeres en sus consejos. Este estudio señala que una mayor presencia de mujeres tiene una influencia potencial en el compromiso con actividades de RSE.

También Macaulay y sus coautores concluyen que existe una relación positiva entre la presencia de directoras en los consejos de administración y el rendimiento de RSE en las compañías y en una revisión de varios estudios realizada por Byron y Post, que involucra a investigaciones en 20 países, se encontró que las firmas con más mujeres en sus consejos tienden a comprometerse más con la RSE y gozan de mayor reputación social.

¿Por qué las mujeres influyen positivamente para generar mayor RSE?

Las razones por las cuales se ven estos resultados son diversas. En primer lugar, tener más mujeres en puestos directivos puede sensibilizar los consejos hacia las iniciativas de Responsabilidad Social y pueden brindar una perspectiva más amplia.

Otro aspecto que explica este fenómeno es la riqueza en la diversidad de opiniones: mientras más diversos sean los consejos de administración o la directiva de una empresa, habrá más potencial para atender los problemas y resolverlos efectivamente. Asimismo, se prevé que una mayor presencia de mujeres promueve el diálogo acerca de las necesidades de los inversionistas y consumidores. En este sentido, es muy probable que las directoras observen más las necesidades y demandas de sus grupos de interés.

Entre otros rasgos femeninos que pueden explicar estos resultados es que se ha identificado que las mujeres tienden a ser más democráticas, tener un liderazgo más transformacional, demuestran mayor preocupación por el patrimonio y beneficios de las personas, y una mayor orientación ética al tomar decisiones.

Hemos analizado de qué forma la participación femenina tanto en los consejos de administración como a lo largo de toda la compañía, puede generar empresas más conscientes y activas con respecto a su entorno social y ambiental. Algunas características de las mujeres directivas como la empatía, la preocupación por los colaboradores y la orientación ética son factores que contribuyen a que las mujeres mejoren la Responsabilidad Social de sus empresas.

Ahora bien, sólo resta señalar la importancia de crear las condiciones necesarias para que las mujeres puedan reflejar las características mencionadas a través del poder de decisión y ejercicio de su influencia. Escuchar la voz de las mujeres dentro y fuera de la empresa, puede generar respuestas innovadoras a los desafíos sociales y ambientales.

Forbes México