La Torre Eiffel fue inaugurada en 1889 en París, pero podría haber sido en Barcelona, ya que Gustav Eiffel se la ofreció a la Ciudad Condal un par de años antes.

La construcción de la torre comenzó en enero de 1887, con el objetivo de ser el ícono de la Exposición Universal de París de 1889. El diseño contemplaba 18.038 piezas de acero ensambladas con 2,5 millones de remaches.

Se levantó como una estructura temporal para la Exposición Universal de 1889 y ya lleva en pie 130 años.

La torre fue completada en 2 años, 2 meses y 5 días por 250 obreros e inaugurada el 31 de marzo de 1889

La torre ha sido testigo de todos los grandes acontecimientos del último siglo. Uno de los más siniestros, fue la ocupación alemana, aunque Hitler se quedó con las ganas de subir, ya que la resistencia inutilizó los ascensores.

Fue el edificio más alto del mundo durante 41 años

En el momento de su inauguración, la Torre Eiffel era la estructura más alta hasta que fue construido el edificio Chrysler, con 319 metros.

La Torre cambia de color cada cinco años

La Torre Eiffel se pinta cada cinco años para evitar la corrosión. En el proceso se utilizan 50 toneladas de pintura y son los propios visitantes quienes deciden de que tonalidad va a ser el nuevo color.

La Torre Eiffel no iba a ser permanente

La torre fue construida para que durara 20 años después de la Exposición Universal. La idea del Ejército de instalar una antena en la cúspide fue su salvación. De hecho, fue allí donde se interceptaron los mensajes en clave que descubrieron a la espía Mata Hari.

Con información de Infobae y Antena 3.