Quien haya echado un vistazo alguna vez a la cuenta de Instagram de Emilia Clarke sabrá que la actriz siente pasión por los hashtags -cuantos más y más largos mejor- y que no se preocupa demasiado por encontrar la mejor luz o los ángulos mas favorecedores antes de sacarse selfies en primerísimo plano.

En consecuencia, la actriz de Game Of Thrones ha sido incluida rápidamente en la categoría de celebridades que apoyan y celebran el “auge de la naturalidad”, pero su opinión al respecto es mucho más sencilla.

“Creo que podemos encontrar nuestra belleza interior buscándola en nosotros mismos y no en los demás. En serio. Ahora estamos totalmente jo**dos por culpa de tanta edición, todos esos retoques que no tienen en absoluto sentido. Ese no es el aspecto real de las personas que aparecen en esas imágenes. ¡Nadie tiene realmente ese aspecto!”, lamentó la actriz en una entrevista a Miss Vogue.

“No termino de entender por qué la vecina también edita sus fotos. No está bien. ¿Dónde está la interacción humana? Creo que las apps que permiten a la gente retocarse o parecer más delgada o mejorar el aspecto de su piel deberían prohibirse. No creo que esa mi**da deba ser accesible para los jóvenes porque ya viene de serie en sus teléfonos. No me parece bien, no me gusta y no me hace sentir bien. Yo no lo utilizo en mi Instagram. Puedo poner filtros, claro, todo el mundo lo hace. Pero jamás alteraría esas otras cosas, bajo ningún concepto”, afirma.

En su caso, ella trata de recordar siempre que se le presenta la oportunidad que las celebridades cuentan con equipos de estilistas, maquillistas para proyectar la mejor imagen posible, y que ni siquiera ellas consiguen estar a la altura de los cánones de belleza imposibles que se les exija, como confirma el hecho de que a menudo alteren su imagen con photoshop.

“Me duele en el alma porque de pequeña yo también la pasé mal. Pensaba que el aspecto que tenían las chicas en las revistas, la televisión o el cine era de verdad, y no lo era. Por eso creo que la moda debería ser divertida. Aprovéchala, celebra tu cuerpo. No es que haya un tipo de silueta que pueda ponerse solo ciertas cosas, y ya está. No pasa nada por ser alto y delgado, y tampoco pasa nada si eres una talla doce, o mucho más grande”, concluyó.

Fuente: Quién