Luego de ganar un Oscar, el actor dijo que quiere dedicar su tiempo a otras actividades.

Aunque la noche del 9 de febrero fue sin duda una de las más importantes en la carrera de Brad Pitt, una declaración posterior a su triunfo está causando alerta entre sus seguidores, pues el actor podría haber anunciado su retiro indefinido.

El actor se llevó el Oscar a Mejor actor de reparto por su interpretación en Once Upon a Time in Hollywood, dejando claro que está en uno de los mejores momentos de su trayectoria; sin embargo, lejos de celebrarlo, Pitt aseguró que tiene otros planes tras su victoria.

Después de que la prensa le preguntara en varias ocasiones si estaba teniendo «el mejor momento de su vida ahora»Brad Pitt lo aclaró: «Espero que no. Espero que me pasen otras cosas, ha sido realmente especial.Es una industria que amo y los amigos que he hecho durante 30 años significan mucho para mí».

«Siento la responsabilidad de eso más que nada, más que de una vuelta victoriosa. Ahora mismo creo que es hora de desaparecer por un tiempo y volver a hacer otras cosas».

El intérprete no especificó qué otras cosas hará a partir de ahora, pero se despide tras haber cumplido con un gran año en el plano profesional. En 2019 no solo trabajó con Quentin Tarantino, sino que también protagonizó Ad Astra. Por el momento no tiene ningún papel en el horizonte y también ha dejado de lado su faceta como productor.

Antes de ganar el Oscar a Mejor actor de reparto Pitt obtuvo un premio de la Academia en calidad de productor por 12 años de esclavitud. Como actor ha estado nominado anteriormente en tres ocasiones por Moneyball, El curioso caso de Benjamin Button y Doce monos. Esta temporada también se ha llevado el Globo de Oro, el BAFTA y el premio del Sindicato de Actores.

Por otra parte, uno de los momentos más comentados de la premiación del pasado domingo fue el discurso en el que Pitt mencionó a sus hijos, mismo que de acuerdo a sus declaraciones a Variety, él mismo escribió, pero luego aceptó que contó con el apoyo de varios amigos «muy, muy divertidos» que lo ayudaron «con algunas risas».

Jim Jefferies, Bob Oschack y el director David Fincher son algunos de ellos, y les agradeció públicamente que hayan dado parte de su tiempo para elaborar dicho discurso.

Quién.