Con CPlantae, un sistema de tratamiento de aguas residuales de calidad y accesible, estudiantes de la BUAP ganan el primer lugar de la Competencia Nacional Enactus 2019, con lo cual representarán a México en la Enactus World Cup, en Silicon Valley, en San José California, Estados Unidos, del 16 al 18 de septiembre próximo. Ante ello, el Rector Alfonso Esparza Ortiz les entregó reconocimientos y les reiteró su apoyo para asistir a este foro internacional.

Con la participación de 28 equipos de universidades del país que presentaron resultados de sus negocios sociales ante un jurado que evaluó la sustentabilidad e impacto en las comunidades, en la décima edición de Enactus -una red global con presencia en 42 países, conformada por estudiantes, académicos, empresarios y ejecutivos que promueven el desarrollo sustentable-, el representativo de la BUAP
ganó el primer lugar, seguido de los de la Universidad Panamericana, el Tec de Monterrey, campus Guadalajara, y el Instituto Tecnológico de Sonora.

Los universitarios Rodolfo Aníbal Pérez Ojeda, de la Licenciatura en Comercio Internacional; Zaira Ivette López Núñez, en Dirección Financiera; María Alejandra Flores Cerón, en Administración de Empresas; Daniela Carolina Barragán Mejía, de Administración Turística; y José Luis Robles, en Ingeniería Ambiental, conforman este equipo que además del primer lugar nacional de Enactus 2019, se distinguió con otros dos triunfos: el reto a la foto más creativa y, junto con cuatro equipos más, la competencia especial FORD C3, en la cual obtuvieron un premio de 5 mil dólares para un programa social en la colonia Romero Vargas, en Puebla.

A través del proyecto CPlantae, los estudiantes BUAP ofrecen un sistema de tratamiento de aguas residuales de calidad y accesible que contribuye a mejorar la gestión integral de este recurso y preservar el medio ambiente. Asimismo, al transmitir este conocimiento para replicar este sistema, genera fuentes de empleo para personas de escasos recursos. Mediante CPlantae brindan a la sociedad agua limpia para su reutilización en cultivos y jardines. Se usan ecotecnologías de alta calidad y eficiencia, imitando la naturaleza para el saneamiento de aguas residuales.