Se realizó la 129 peregrinación de Puebla a la Villa de Guadalupe.

El arzobispo de Puebla llamó a que a Puebla regrese un clima de paz y tranquilidad a la sociedad con la intercesión de la Virgen de Guadalupe, quien puede entrar a los hogares de los poblanos y es causa de felicidad.

Señaló que la peregrinación de Puebla a la Basílica de Guadalupe es la más numerosa en el país y comenzó desde el fin de semana pasada y continuará durante varios días para visita a la llamada “virgen morenita”.

“La oración colecta en este día, nos coloca a quienes nos hemos reunido como pueblo de Dios bajo la protección de la Virgen de Guadalupe, la madre llena de ternura, la madre que nos protege en la debilidad”, expresó.

Al mismo tiempo, el líder de la grey católica en Puebla resaltó la importancia de que se mantenga el modelo de la familia conformada por un padre, una madre e hijos, base de la sociedad y clave para enfrentar los retos actuales.

“Habitamos una casa común, consientes de la importancia de la familia que es sagrada, lo más sagrado que hay en la iglesia y en la sociedad y asumiendo el desafío que nos plantea la realidad actual de nuestra Puebla”, expresó.

Ante más de 10 mil poblanos que asistieron a la Basílica de Guadalupe, en la capital del país, Sánchez Espinosa explicó que comentó que, desde hace 129 años, Puebla peregrina cada 12 de febrero para poner a los pies de la virgen sus intenciones.

Señaló que, en esta ocasión, se presenta una acción de gracias por los 375 años del Seminario Palafoxiano; por la ordenación de ocho nuevos sacerdotes el pasado viernes; y por el nuevo Plan Diocesano de Pastoral 2020-2024.

“En los últimos cinco años, evaluamos nuestras acciones y ahora presentamos el Plan Diocesano de Pastoral 2020-2024 que guiará el proceso de evangelización. Hemos encontrado una oportunidad para el crecimiento de nuestros agentes de pastoral, para procurar una pastoral que cuide la dimensión social de la peregrinación”, explicó.

Al encabezar la misa en el santuario guadalupano del Tepeyac, Sánchez Espinosa agradeció por la llegada de la réplica Capilla Sixtina que estuvo colocada en el atrio de Catedral y que recibió a más de un millón 7 mil personas.

“Agradecemos la presencia, durante dos meses, de la réplica de la Capilla Sixtina en Puebla que fue un espacio de fe, de arte y de cultura donde a creyentes y no creyentes nos unió la belleza y la espiritualidad religiosa. El espacio del atrio de nuestra catedral fue el más visitado durante más de dos meses, más de un millón de personas”, apuntó Sánchez Espinosa.

Antes de la misa en el Tepeyac, el canónigo de la Basílica de Guadalupe, Pedro Tapia, fue el encargado de dar la bienvenida a los integrantes de la peregrinación anual de Puebla en el marco del año Jubilar.

“Puebla siempre fue de las que se caracterizó en esta veneración a la virgen santísima. De acuerdo con los detalles históricos, hay muchas cosas que nos hermanan, que nos hacen una iglesia nacional y que anuncia a Dios, por quien nosotros vivimos”, comentó.

La peregrinación anual de Puebla fue instituida en 1887 por el Obispo José María Mora y Daza a sugerencia del sacerdote Ramón Ibarra y González.

Entre las peregrinaciones más notables se encuentra la de 1904, año en que la Diócesis de Puebla fue erigida arquidiócesis, el 8 de febrero, teniendo como primer arzobispo de Puebla, precisamente a Ramón Ibarra y González.