El canterano americanista llegó al nido para jugar con la Sub15 en 2017 y permaneció pese a que no tenía cabida en la casa-club.

Hace tres años, Arturo Román Martínez decidió aceptar la invitación de Guillermo Huerta, entrenador de las juveniles de las Águilas, para buscar un lugar en el América y junto a su padre, Eduardo Martínez, exjugador del Puebla, viajó a la Ciudad de México con la firme intención de capitalizar el sueño de ser jugador profesional.

Debutar en el máximo circuito con la camiseta de las Águilas ya es un objetivo cumplido. Con 17 años de edad, el pasado sábado entró de cambio al minuto 80 por Federico Viñas, en el triunfo 2-0 sobre Atlas, cuando cristalizó todos los sueños, a pesar de lo que batalló para llegar hasta donde hoy está.

Fue algo muy difícil, mi papá y yo sufrimos mucho porque en ese tiempo no nos podían dar espacio en la casa club y entonces teníamos que rentar hotel y fue difícil y gracias al profe Memo Huerta y Harlem Medina por el apoyo desde que llegué a la Sub15”, dijo el joven atacante a Mediotiempo.

“Recuerdo todo ese sacrificio y vale la pena todo lo que pasamos. Nunca imaginé con 17 años debutar en el Estadio Azteca, es algo que le debo agradecer a Dios”.

Arturo, a quien apodan el ‘Mozumbito’ porque así se llama la escuela de fútbol de su padre en Puebla, donde comenzó a dar sus primeros pasos en el deporte, ve como un ejemplo a jugadores jóvenes como Sebastián Córdova, quien también salió de la cantera azulcrema y está empezando a brillar en la Liga MX.

“Hay muchos ejemplos, Sebas que también es canterano, Georgie (Jorge Sánchez), hay muchos jóvenes a los cuales les puedo aprender”.

Ante las ausencias de Roger Martínez, Nicolás Castillo y Federico Viñas en el inicio de torneo, Miguel Herrera echó mano de Arturo Martínez llevándolo primero a entrenar con el primer equipo, luego de tener un buen reporte de su comportamiento en la Sub17 de las Águilas.

mediotiempo