Ernesto Guevara de la Serna, mejor conocido como el Che Guevara cumplió 52 de muerto el pasado 9 de octubre. Fue recordado en Puebla, la Ciudad de México, en Cuba, en Vallegrande, Bolivia, y en varias partes del mundo.

El Che renunció a la comodidad habanera para encontrar la muerte en Bolivia hace 52 años, el 9 de octubre de 1967.

Sobre la muerte del Che Guevara ya hablaron los militares que estuvieron en el combate a través de varios libros, ya hablaron los guerrilleros sobrevivientes, también los disidentes de las guerrillas, ya hablaron los historiadores y biógrafos del Che, ya hablaron los agentes de la CIA, ya habló Fidel Castro, ya hablaron los periodistas bolivianos.

Solamente faltaba que hablara el único médico sobreviviente y actor de los hechos, quien realizó la autopsia al Che y vivió de cerca esos días históricos en La Higuera y Vallegrande y conoció a quienes participaron, vivió de cerca el asunto de la maldición del Che. Este es su testimonio que aclara y da luz sobre la muerte del famoso guerrillero.

Un libro ya terminado e intitulado Yo Hice la Autopsia al Che Guevara…, aún inédito, escrito por Leticia Montagner García y Raúl Torres Salmerón, contiene una entrevista al médico boliviano, nacionalizado mexicano y residente en Puebla Capital desde hace casi 50 años, Moisés Abraham Baptista, quien realizó la autopsia al Che Guevara y habla por primera vez con lujo de detalles sobre el tema.

Durante 50 años, el doctor Abraham, nacido en Sucre, Bolivia, guardó silencio, documentos, fotos e información sobre la muerte de Ernesto Guevara, pues en 1967 era director del Hospital del Señor de Malta en Vallegrande.

También tiene en su poder la camisa que portaba el Che el día de su muerte. La conserva aún con huellas de sangre y agujeros de las balas que lo mataron.

En el libro, habla de las órdenes militares que se le dieron, las anécdotas, quienes fueron los participantes, el reconocimiento del cadáver, la inyección con formalina para conservar el cuerpo, la autopsia y los dos informes que se hicieron, el corte de las manos ante el rechazo de cortarle la cabeza, la realización de la mascarilla y todo lo que vivió.

El libro no ha salido a la luz pública debido a la falta de interés de algunas empresas editoriales.

LOS PARALELISMOS CON PUEBLA

Puebla aparece en algunas facetas de la vida del Che Guevara y se consignan con detalle en el libro.

El primero es la fecha del nacimiento del médico, el 18 de noviembre de 1939, día y mes en que inicia en Puebla la Revolución Mexicana en 1910.

El segundo es el escalamiento del Che al Volcán Popocatépetl, cuya cima está ubicada en el estado de Puebla.

El tercero es el contacto en la ahora CDMX, entre Fidel Castro y el Che Guevara en 1956, con el nieto de Antonio Vanegas Arroyo, impresor poblano, escritor e impulsor de Guadalupe Posada, el famoso creador de La Catrina, popular en los Días de Muertos.

El cuarto es el paso y estancia de Fidel Castro y el Che en la entonces Villa Juárez, hoy Xicotepec de Juárez, Puebla, donde en noviembre de 1956 el hotel Mi Ranchito fue declarado por Fidel Castro cuartel general de operaciones del Movimiento Revolucionario 26 de Julio.

CELEBRACIÓN EN PUEBLA DEL CHE GUEVARA

En el Estado de Puebla, el único lugar que recordó al Che Guevara fue en Tecomatlán, donde la comunidad estudiantil de la Secundaria Técnica No. 16, el CBTA No. 110 Profesor Luis Córdova Reyes, la Normal Superior Mixteca Baja y el Instituto Tecnológico de Tecomatlán, escuelas adheridas a la Federación Nacional de Estudiantes Revolucionarios Rafael Ramírez (FNERRR), realizaron una marcha para celebrar el día del guerrillero en memoria de Ernesto Guevara de la Serna.

Aprovecharon para recordar también a los fenerianos caídos en la lucha hace un año, Berenice del Rosario Bonilla López, bailarina y declamadora y a Omar Abit Lugo, estudiante.

Recordaron a Manuel Hernández Pasión, quien fuera alcalde de Huitzilan de Serdán, Puebla, pero que en su juventud formó parte de la FNERRR.

Al finalizar la marcha, en el auditorio municipal Profesora Clara Córdova Morán, hubo un programa cultural. Asimismo, Miguel Ángel Pérez Alvarado, historiador e integrante del Centro Mexicano de Estudios Económicos y Sociales (CEMEES), expuso hechos destacables durante la vida del revolucionario Ernesto Guevara, así como del panorama actual de la juventud.

En fin, como escribió Antonio Machado (España, 1875-1936), en la Elegía a Don Francisco Giner de los Ríos:

¿Murió? Sólo sabemos

que se nos fue por una senda clara

diciéndonos: Hacedme

un duelo de labores y esperanzas.

Sed buenos y no más, sed lo que he sido

entre vosotros: alma.

Vivid, la vida sigue,

los muertos mueren y las sombras pasan,

lleva quien deja y vive el que ha vivido.

¡Yunques, sonad; enmudeced, campanas!

raultorress@hotmail.com