Tres veces nominado al Oscar como primer actor. La Academia lo galardonó en 1996 con el premio honorífico.

En esta ocasión hablaremos del recién fallecido actor estadounidense Kirk Douglas a quien muchos recuerdan en su memorable actuación en la película de Senderos de Gloria y como el gladiador Espartaco, dijo en una ocasión:«Cuando eres una estrella te conviertes en un gran negocio». Pero ¿quién era? El nombre que le pusieron sus fue Issur Daniélovich Demsky, nació el 9 de diciembre de 1916 en Amsterdam, Nueva York, procede de una modesta familia de emigrantes. Hijo de Bryna Sanglel y Herschel Danielovitch, un comerciante de caballos en Rusia que se vio obligado a convertirse en trapero. Inmigrantes judíos de Chavusy (hoy Bielorrusia). La familia hablaba yiddish, y el hermano de su padre, que emigró antes, utilizó el apellido Demsky, que la familia adoptó en los Estados Unidos. Profesaba la religión judía conservadora.

Creció como Izzy Demsky y cambió su nombre legal por el de Kirk Douglas antes de entrar en la Marina durante la Segunda Guerra Mundial. En su juventud, y a causa de la escasa económica familiar, Kirk tuvo que trabajar en varios oficios (entre ellos practicante de lucha y botones) para conseguir pagar la matrícula en la Universidad St. Lawrence, donde se manifestó aplicado y trabajador, especialmente en deportes y arte dramático, en este lugar comenzó a interesarse por el mundo del teatro. De 1930 a 1934, montó, dirigió e interpretó todo tipo de obras. Siguió cursos de filosofía, química, literatura inglesa y alemán, y obtuvo la graduación en Letras. Al terminar sus estudios universitarios marchó a Nueva York, donde consiguió una beca para la Academia Americana de Arte Dramático, donde permaneció hasta 1939 y conoció a Lauren Bacall.

Debutó en Broadway en 1941 y sirvió en la marina en 1942-43, antes de volver a Broadway por hacerse cargo de dos papeles creados para Richard Widmark. Su gran oportunidad por esas fechas la tuvo al sustituir a Widmark en la comedia Kiss and Tell. Fue Lauren Bacall quién le recomendó al productor Hal B. Wallis para que debutara en el cine. En 1946 emprendió la conquista de Hollywood con El extraño amor de Marta Ives, de Lewis Milestone, donde intervenían como protagonistas Barbara Stanwyck y Van Heflin. El hijo del trapero, según se definió, se reveló como actor en El ídolo de barro (1949), de M. Robson, donde encarnó a un boxeador. Por esta actuación fue nominado al Oscar al mejor actor. Trabaja en El gran carnaval (1951), de Billy Wilder y con Vincente Minnelli rueda Cautivos del mal (1952), y también fue un Van Gogh lleno de pasión en El loco del pelo rojo (1954), del mismo director, y por la que recibió la tercera nominación para un Oscar.

En 1955, apenas regresa de Italia de rodar Ulises a las órdenes de Mario Camerini, Kirk Douglas quiere garantizarse la independencia con la creación de Byrna Productions, de igual nombre que su madre. Se dice que a partir de entonces no solo coprodujo de una u otra manera cuantas cintas interpretó, sino que además supervisó el montaje de todas ellas. Cuenta con una serie de interpretaciones memorables: Senderos de gloria (1957) y Espartaco (1960), ambas de Stanley Kubrick; El último tren de Gun Hill (1959), de John Sturges; Un extraño en mi vida (1960), de R. Quine; Dos semanas en otra ciudad (1962), de V. Minnelli; El compromiso (1969), de Elia Kazan, etc. Fue director en Scalawag (1972) y Los justicieros del Oeste (1975), un western. Sus papeles posteriores fueron: Furia (1978), de Brian de Palma; Saturno 3 (1979), de Stanley Donen; El final de la cuenta atrás (1980), de D. Taylor, etc.

No consiguió un Oscar, aunque estuvo a punto de hacerse con él en tres ocasiones, en 1988 le fue concedido el Premio Anual del Cine Estadounidense, y en junio de 1989 recibió el Premio especial por su aportación al progreso del arte cinematográfico del Festival Internacional de Cine de Troia, Portugal. A finales de enero de 1989 estuvo en España para promocionar su libro autobiográfico titulado, El hijo del trapero. Luego, publicó su primera novela, Dance with the Devil. En septiembre de 1990, firmó un contrato con una empresa editora neoyorkina para su siguiente novela. El 14 de febrero de 1991 sufrió un accidente cuando el helicóptero en el que viajaba chocó con una avioneta, cerca del aeropuerto californiano Santa Paula. Él resultó con heridas de distinta consideración y rotura de varias costillas, lo que le mantuvo postrado en cama durante cuatro años con fuertes dolores de espalda.

A finales de los noventa publicó la segunda parte de su autobiografía, titulado Ascendiendo las montañas, por el que en septiembre de 1999 consiguió el Premio literario del Festival de Deauvillé (Francia). Alejado del cine desde que sufrió el accidente de helicóptero y una trombosis, en 1999 volvió para protagonizar la comedia dramática Diamonds, junto con Lauren Bacall. En la cinta, estrenada en diciembre de ese año, encarnó el papel de un boxeador. Paralelamente, promocionó su segundo libro infantil titulado Young heroes of the Bible. Al margen de su actividad cinematográfica, Kirk Douglas se convirtió en uno de los portavoces del centro Simón Wiesenthal, especializado en estudios sobre el holocausto provocado por los nazis.

Poseedor de la Orden de las Artes y las Letras, que le fue concedida en 1979, de la medalla Presidencial de la Libertad (1981), y de la Legión de Honor francesa, que le fue impuesta en marzo de 1990. En 1958 fue investido doctor honorario en Bellas Artes por la Universidad de St. Lawrence. En marzo de 1996 fue galardonado con un Oscar honorífico a toda una carrera dedicada al cine. El actor acudió al acto de entrega visiblemente deteriorado ya que acababa de sufrir una trombosis que le paralizó el lado izquierdo de la cara.

Contrajo matrimonio en dos ocasiones; primero con Diana Dill, el 2 de noviembre de 1943. La pareja tuvo dos hijos, el actor Michael Douglas y el productor Joel Douglas. Se divorciaron en 1951. Después se casó con la productora Anne Buydens, el 29 de mayo de 1954. Tuvieron dos hijos, el actor Michael Douglas (1944) y el productor Joel Douglas (1947). Se divorciaron en 1951. Después se casó con la productora Anne Buydens, el 29 de mayo de 1954. Tuvieron dos hijos, el productor Peter Douglas (1955) y el actor Eric Douglas (1958), que murió el 6 de julio de 2004 de una sobredosis de drogas.En febrero de 1991, Douglas sobrevivió a un accidente de helicóptero en el que murieron dos personas. Esto le provocó una vuelta al judaísmo en el que se crió, según narró en su libro Climbing the Mountain: My Search for Meaning (2001). En su autobiografía, El hijo del trapero (1988), escribió: «años atrás, traté de olvidar que yo era judío».

Kirk Douglas, falleció el miércoles 5 de febrero de 2020 en Beverly Hills, Los Ángeles, a los 103 años de edad, dejando en el recuerdo más de 80 películas, siendo considerado uno de los grandes mitos del celuloide, aunque la Academia de Cine le negó en tres ocasiones el Oscar al mejor actor, por razones más políticas que cinematográficas, hasta que en 1996, le concedían el Oscar honorífico.

Sabías que… Debido a que medía 1,75 m Douglas a menudo usaba alzas en sus zapatos para actuar.

Títulos como “El Trompetista” (1950), un film de Michael Curtiz sobre un músico de jazz, “El Gran Carnaval” (1951), sátira al periodista sensacionalista de de Billy Wilder, o “Brigada 21” (1951), película de ambiente policial dirigida por William Wyler que Kirk co-protagonizó con Eleanor Parker, fueron espléndidos trabajos en los que las enérgicas habilidades interpretativas de Kirk se hicieron sentir con vigor escénico. Con la obra maestra de Vincente Minnelli “Cautivos Del Mal” (1952) Douglas, interpretando al productor cinematográfico Jonathan Shields, obtuvo de nuevo una nominación al premio Oscar. 

En la década de los 50 protagonizó películas importantes como “Río De Sangre” (1952) de Howard Hawks, “20.000 Leguas De Viaje Submarino” (1953), adaptación de Julio Verne dirigida por Richard Fleischer en la que Kirk Douglas interpretó el personaje de Ned Land junto a James Mason; “Pacto De Honor” (1955), un western de André De Toth co-protagonizado por Elsa Martinelli; “La Pradera Sin Ley” (1955), otro film del Oeste que fue dirigido por King Vidor; “Duelo De Titanes” (1957), western de John Sturges sobre la historia de Doc Holliday y Wyatt Earp; “Senderos De Gloria” (1957), film antibélico dirigido por un joven Stanley Kubrick con Douglas como el coronel Dax en la Primera Guerra Mundial; la épica “Los Vikingos” (1958) otra vez dirigido por Fleischer con Kirk interpretando el personaje de Einar; o “El Discípulo Del Diablo” (1959), un film de Guy Hamilton basado en una obra teatral de George Bernard Shaw.

En la última película citada apareció de nuevo con Burt Lancaster, tándem de actores que protagonizaron, junto a las citadas “Al Volver a La Vida”, “Duelo De Titanes” y “El Discípulo Del Diablo”, las siguientes películas: “El Último De La Lista” (1963) de John Huston, “Siete Días De Mayo” (1964) de John Frankeihemer y “Otra Ciudad, Otra Ley” (1986) de Jeff Kanew. En televisión compartieron grabación en el telefilm “Victory En Entebbe” (1976).

Un dato curioso en el famoso boulevard de Hollywood se encuentran cerca la estrella de Kirk y su hijo Michael, el actor, de 74 años, fue honrado con una estrella cerca de la esquina de Hollywood y vine en Los Ángeles, a solo unos pasos de la que tiene su padre, la estrella de Espartaco, Kirk Douglas. Fue precisamente la presencia de Kirk Douglas, a sus 101 años, lo que provocó que su hijo se emocionara hasta el punto de saltársele las lagrimas. «Es maravilloso que mi padre esté aquí», dijo Michael después de agradecer la presencia de su esposa Catherine Zeta Jones y de su hijo Cameron Douglas. «En un mes, Kirk cumplirá 102 años. Me siento muy orgulloso de tenerlo a mi lado. Significa mucho que mi padre esté aquí hoy. Lo digo con sencillez y con todo mi corazón: estoy muy orgulloso de ser tu hijo». En esa fecha Kirk Douglas mantiene su salud de hierro y después de 64 años de matrimonio feliz, Kirk y su esposa siguen siendo inseparables. La pareja, que tiene una edad combinada de 200, Douglas, de 101 años, y su esposa, Anne Buydens, de 99, disfruta de paseos diarios en Los Ángeles.

Busca Biografías, AlohaCriticón y ABC