Nacimos después del 68: Paco Ignacio Taibo II


El movimiento estudiantil de 1968 representa evidencias acumuladas que expresan algunos de los grandes valores que adoptamos esa generación para toda la vida: el valor de la organización de abajo hacia arriba, la asamblea como dictaminadora, la representación proporcional y con capacidad de revocación, así como la voluntad de lucha por un programa que no es tuyo, aseveró Paco Ignacio Taibo II.

Al participar en la conferencia “México a 50 años del 68”, organizada por la BUAP, a la cual asistió el Rector Alfonso Esparza Ortiz, el escritor indicó que “el movimiento del 68 sale a la calle con cuatro puntos que no tienen nada que ver con la condición de estudiante: libertad a presos políticos, abolición de los cuerpos represivos de granaderos y policías, destitución de los jefes y abolición de los artículos 144, 145 y 145-Bis -los delitos de opinión que hacían sujeto de cárcel por lo que pensabas. En resumen, el autoritarismo priista”.

En un Centro de Convenciones con cupo lleno por cientos de jóvenes y participantes de aquella lucha, quienes se dieron cita en este espacio de Ciudad Universitaria, Paco Taibo II rememoró: “Fue una explosión de libertad, alegría y 123 días de huelga general universitaria, con toma de las escuelas permanentemente abiertas, con vitalidad: seminarios, debates, conferencias, música. Fue la explosión contra el autoritarismo”.

En una plática amena, con estudiantes sentados en los pasillos y algunos otros en las puertas, atentos por casi dos horas, el ponente señaló: “De aquellos polvos se hicieron tornaderas y de aquellas seguimos viviendo. Yo estaba ahí hace 50 años. Nacimos después del 68”, exclamó.

Ahora ¿qué sigue? Hay que contar bien este movimiento de lucha, leer, informarse, difundir y extenderlo. Se trata de crear una revolución cultural, de pequeñas utopías que transformen la realidad, a través de la educación. “Este país exige justicia. No basta un gobierno progresista, necesitamos reparación y justicia. No hay cambio sin vinculación entre el gobierno y sociedad. No vendría mal un baño de democracia en las universidades…Llegó el momento de gloria para esta generación”, sentenció Paco Ignacio Taibo II, mientras el coro de los asistentes resonó en el Centro de Convenciones: “¡2 de octubre no se olvida!”.