Para vivir felices, saquemos al stress


A dos meses y medio de que inicio el año 2018, nos damos cuenta que el tiempo se nos va muy de prisa, y es precisamente así como vivimos la mayoría de las veces, con ese stress por no llegar tarde al trabajo, escuela, un partido o a X lugar, sin darnos cuenta que en ese paso rápido las cosas bellas ni las vemos y menos las disfrutamos.

Estamos conscientes de que todo requiere un gran esfuerzo, disciplina, sacrificio para lograr esa meta de terminar una carrera, obtener algún premio o alcanzar algún sueño; pero vale la pena tomar las cosas con calma.

Nuestro bello volcán Popocatepetl, todos los días nos regala una hermosa foto de concurso, con un atardecer donde el cielo se pinta de colores y en media la imagen del coloso lanzando una fumarola. Son bellas postales que no vemos al andar en medio de las prisas.

La vida y el tiempo se nos va en un abrir y cerrar de ojos, nadie sabe ni el día ni la hora, así que mejor vivir el hoy y si cumplimos con las 12 promesas que nos hicimos a nosotros mismos en la cena de año nuevo pues excelente, sino buscar lo que realmente nos hacer ser feliz y sentirnos plenos.

Dejar de ambicionar lo que otros quiere o tienen, disfrutar el que podemos oler, pararnos un momento y admirar el paisaje, sentir como el aire te despeina, amar lo que tenemos a nuestro alrededor, sin esperar nada a cambio.

Hacer las cosas con amor, poniéndole el toque personal, no importa si dejas una huella o no, si te recuerdan o no, porque son tus acciones por las que te van a recordar, que tu lucha sea por ser mejor persona cada día, de manera integral.

Solo por hoy a vivir y amar hasta con los dientes.