Ante la magnitud que alcanzó la masacre de Cohuecan ayer por la tarde debido al linchamiento ocurrido, hoy el gobernador Miguel Barbosa reconoció que el estado de derecho en algunos municipios del Estado, sobre todo los más pobres es débil.

La justicia por propia mano es inadmisible, por lo que dijo que hay que fortalecer el estado de derecho en la entidad. Señaló que esas lamentables acciones de los pobladores es que están cansados del olvido, por la falta de efectividad de quienes han gobernado, hace que la respuesta sea excesiva y se llegue a la justicia por propia mano.

No seguirá ocurriendo así, hay que fortalecer el estado de derecho, es inadmisible, pero hay que llegar a cada comunidad con presencia gubernamental, hay que atender las necesidades urgentes de la gente para resolver pobreza e inseguridad.

La gente que voto por un gobierno que esta identificado con las causas y problemas que hay que resolver, no con maquillaje, sino con una política social de soluciones.

El señalamiento lo hizo durante un evento de la Secretaría de Bienestar Social.