Desde sus primeras apariciones a finales de los ochenta en series de televisión, la carrera de Brad Pitt ha evolucionado mucho a lo largo de los años. El norteamericano se ha convertido en uno de los intérpretes más cotizados de Hollywood, por el que todas las productoras pelean. Sus últimos éxitos llegan de la mano de Quentin Tarantino, con Érase una vez en Hollywood, y Ad Astra, de James Gray, con las que podría optar a todos los reconocimientos de este año. Sin embargo, Pitt sorprende en uno de los mejores momentos de su carrera con el anuncio de su posible retirada parcial.

“Haré menos películas y más distanciadas porque hay otras cosas que quiero hacer ahora”, sorprendía Pitt para The New York Times. “Cuando finalmente tienes los brazos alrededor de algo, es hora de abrazar otra cosa más”.

Todos los rumores señalan que el actor podría optar a la tan preciada estatuilla dorada en 2020 (y por partida doble). ¿Conseguirá esto cambiar esto la opinión de Pitt? El actor de 55 años ha sido nominado en tres ocasiones con Doce Monos (1996), El curioso caso de Benjamin Button(2009) y Moneyball: Rompiendo las reglas(2012), sin embargo, aún no ha conseguido obtener el Oscar. “Estoy agradecido por tanto énfasis en ser capaz de hacer cosas en ti mismo con humildad, pero lo que falta es hacer un inventario de ti mismo”, señala el actor ante todas las buenas críticas recibidas en los últimos meses.

Los cambios en su vida tras la separación de Angelina Jolie y el reciente éxito de sus películas, tras los descalabros de algunas como Máquina de guerra (2017) o Aliados (2016), han hecho que el actor empiece a tomar perspectiva de su carrera cinematográfica. Todavía queda Pitt para rato, pero probablemente tengamos que despedirnos progresivamente de este “juego de un hombre más joven”. Desde aquí iniciamos una campaña a su favor para la temporada de premios.

Fuente: Cinemanía.