El mega anuncio de incentivos fiscales para paliar los enormes estragos económicos que causará la parálisis empresarial a causa del #COVID19 no llegó.

El presidente Andrés Manuel López Obrador perdió la oportunidad de darse un respiro y dale oxígeno a su gobierno de cara al clamor social y empresarial: necesitamos apoyo del gobierno para enfrentar la crisis.

No necesitamos dádivas ni dinero directo entregado en las casas o de manera indigna para los adultos mayores formados en largas filas.

¡No!

Se requieren apoyos fiscales e incentivos para los empresarios para impedir el despido de personal.

Eso no llegó.

Tampoco llegaron subsidios como los que el gobierno español brinda a las empresas para completar el sueldo de los empleados.

No llegó porque el presidente piensa que apoyar a las empresas es indigno y incluso una actitud de tradición al populismo (perdón, al gobierno popular).

El anuncio de la prórroga para el pago de impuestos no llegó.

El anuncio de la suspensión o postergación del pago de suministro de insumos como energía eléctrica o derechos, usos y aprovechamientos, tampoco llegó.

En un patio vacío, en el Palacio Nacional, el presidente se mostró como está: solo.

Algo afortunado fue que comenzó su discurso ofreciendo condolencias a las familias de las víctimas por el COVID19 pero no ofreció plan alguno ni económico ni social para ellos o para las víctimas.

Baja el gasto público y con ello sigue confundido con que subejercicio es igual a ahorro.

Y se mete en un serio problema al anunciar la cancelación del aguinaldo a los burócratas y también da atole con el dedo al decir que no aumentará sueldos a los funcionarios.

En verdad, el presidente ha perdido, ha dejado ir una oportunidad de oro para salir bien parado en la peor crisis sanitaria y económica de los últimos 30 años.

Porque hasta Donald Trump fue obligado a cambiar de discurso y abrir la arcas del gobierno norteamericano a las empresas y ciudadanos porque el tamaño del daño será insospechado.

Ya escucho este lunes a la iniciativa privada reprochando fuertemente al presidente su falta de sensibilidad para dejar de lado la política partidista y optar por salvar a la economía nacional, pero además preocupados por la devaluación del peso anoche, en medio del discurso dominical.

Gracias y hasta la mañanera de hoy jajajajaja, no es cierto; nos escuchamos En Punto a las 7:00 en Arroba 96.1 FM, 920 AM y 90.7 FM.

Twitter: @erickbecerra1

Facebook: @erickbecerramx