Entre un ambiente familiar y cálido, así como lleno de música emblemática del intérprete de origen argentino, los poblanos pudieron disfrutar una tarde con Alejandro Marcovich (compositor, productor, arreglista y ex guitarrista de la banda de rock Caifanes). Te contamos cómo fue esta experiencia mágica para los fans del músico.

La reunión se dio cita en la ex‐fábrica San Joaquín ubicada a un costado del Museo Nacional de los Ferrocarriles Mexicanos. En punto de las 14:00 horas inició esta tarde de convivencia con la degustación de una comida típica mexicana acompañada del ambiente colonial que el lugar ofrecía a sus visitantes.

Al paso de las horas, Alejandro Marcovich se tomó el tiempo necesario para atender a los fans que acudieron al evento: autógrafos, fotografías y el intercambio de palabras se hicieron presentes, además no podían faltar los souvenirs como su último material discográfico «Alebrije» o el libro autobiográfico «Vida y música de Alejandro Marcovich: Memorias de un genio del rock en español«, el cual también incluía una dedicatoria especial por parte del músico.

Cayó la tarde en Puebla, así que Alejandro, entre entrevistas y luego de haber pasado momentos de calidad con sus seguidores, se dirigió hacia el pequeño escenario preparado para la ocasión; en un formato acústico y de improvisación, sello que representa a Marcovich durante sus presentaciones en vivo, repasamos un poco el repertorio musical de este genio de la guitarra.

No pudo faltar la interpretación de canciones como Afuera, Estás dormida, Nubes, Hasta morir, Ayer me dijo un ave y Aquí no es así, tracks emblemáticos en la historia del rock mexicano. El setlist estuvo plagado de perfectas ejecuciones en la guitarra y contó con la participación de Cuceb Piloto (guitarrista y cantante de la banda originaria de CDMX, Miró), amigo de Alejandro, con el cual intercambió
armonías y juntos dieron el show que ya era tan esperado por los asistentes de la convivencia.

Después del performance musical que se vivió cayendo la noche, Alejandro bajó del escenario a seguir conviviendo con sus seguidores. Sin duda este fue un día inolvidable para los poblanos, fans y amigos que se reunieron en el lugar a vivir una experiencia a lado de esta leyenda musical que tantas alegrías nos ha dado con sus canciones.

Por Martín Rivera e Ingrid Ramírez.