En Puebla, el aumento al costo de los boletos del servicio de trasporte público en 41.6 por ciento afecta a más de 70 por ciento de la población porque su nivel de ingresos que es menor a la línea del bienestar y carece de prestaciones sociales.

Así lo explicó el coordinador del Observatorio del Salario de la Universidad Iberoamericana Puebla, Miguel Calderón Chelius, quien resaltó la importancia de impulsar acciones para apoyar a los grupos con más necesidades.

Después de que el gobierno del estado, a través de la Secretaría de Movilidad y Transporte, anunció que, a partir del 12 de octubre, los autobuses, camiones y microbuses del servicio de transporte público cobrarán 8.5 pesos en lugar de seis pesos como actualmente se realiza y que las unidades tipo ya no solicitarán 5.5 pesos sino ocho pesos por viaje, Calderón Chelius lamentó que se presente un incremento de casi la mitad del costo actual.

“El incremento al pasaje es un tema complejo porque tendrían que existir políticas de actualización. No es posible que pasen nueve años y después se presenten brincos tan bruscos”, comentó.

En entrevista, el especialista en análisis de ingresos familiares destacó que la mayor parte de la población resulta afectada de manera directa o indirecta por el incremento al pasaje porque es la que utiliza el transporte público para desplazarse.