La magistrada de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), Mónica Aralí Soto Fregoso, indicó que pese al aumento en la proporción mundial de mujeres parlamentarias, aún falta por hacer.

Incluso, consideró que hay riesgo de retroceso en los derechos ganados por las mujeres, pues la representación de las féminas con liderazgos de alto nivel ha disminuido a nivel mundial.

Soto Fregoso recordó las sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer de la ONU, donde el mapa de mujeres en la política 2019 mostró aumento en la proporción mundial de las parlamentarias de 24.3 por ciento en 2017 a un 25.3 por ciento en este año.

Destacó que México ocupó el cuarto lugar a nivel mundial de mujeres en parlamentos con 48.2 por ciento de participación, pero aceptó que aún falta por hacer. Al respecto mencionó que en 2019, el porcentaje de jefas de Estado elegidas pasó de 7.2 por ciento a 6.6 por ciento, de 153 países solamente 10 son mujeres.

“En América Latina ahorita no hay ninguna mujer presidenta, y pensábamos que ya habíamos roto esa brecha o ese gran obstáculo cuando vino esta ola de mujeres presidentas en algunos países y la realidad es que no. La realidad es que sí hay riesgos de retroceso. Los derechos ganados de las mujeres están en peligro de ser regresivos”, opinó la magistrada.