El primer auto eléctrico mexicano que sale de la planta Puebla, propiedad de la empresa Zacua, y que adquirió el gobierno del estado, se convertirá en un vehículo utilitario para cumplir con diversas labores de la Secretaría de Competitividad, Trabajo y Desarrollo Económico (SECOTRADE).

El titular de la dependencia, Jaime Oropeza Casas, dijo que la tecnología que utiliza la unidad es amigable con el ambiente ya que opera con energías limpias y es una muestra de la responsabilidad social de la administración estatal.

De abril de 2018 en que inició operaciones la planta -única en México-, a marzo de este año se han fabricado 72 vehículos eléctricos; la capacidad instalada le permitirá ensamblar 2 mil unidades por año.

En compañía del subsecretario de Transportes, Alberto Vivas Arroyo, Oropeza Casas dio el recorrido inicial de esta unidad que tuvo su pre lanzamiento el 6 de julio de 2017, en la capital del país.

Resaltó que de esta manera no sólo se apoya la producción de vehículos eléctricos en nuestro estado sino que se pone el ejemplo, como usuario, de migrar a energías limpias y contribuir a una mejor calidad del aire.

Según datos de 2017, el sector automotriz representa el 79 por ciento del valor total de las exportaciones del estado y se cuenta con la única armadora de vehículos 100 por ciento eléctricos y mexicanos que se comercializan en el país.